Se vale…

Se vale “no estar bien”.

Se vale llorar la angustia, experimentar el miedo.

Se vale permitirse el dolor, la desesperación.

Se vale no querer levantarse, se vale no querer seguir, se vale parar.

Se vale la banal distracción.

Se vale buscar la distracción.

Se vale querer salir corriendo.

Se vale salir corriendo.

Se vale tocar fondo, una, dos, un millón de veces.

Se vale equivocarse.

Se vale cuestionar todo.

Se vale ya no querer saber más, de nada, de nadie.

Se vale no saber hacia dónde vamos.

Se vale no saber qué se quiere.

Se vale.

Y como hoy se vale, no habrá una contraparte que te diga que lo que no se vale, es hacer de estas emociones tu verdad, por lo menos no para siempre.

Hoy lo viviré así, completo, total. Lo sentiré en un cien por ciento.

Solo hoy, se vale.

Scroll to top
%d bloggers like this: